domingo, 1 de febrero de 2015

Los días de la mirla. Sardinitas a becafigo


campo cercano





Esperando los carnavales en los fríos días de la mirla, como aquí se les dice a los últimos tres días de enero que junto a los primeros de febrero suelen ser los más gélidos del año. Hay una leyenda que se remonta a la Edad Media y habla de una hermosa mirla blanca que con sus polluelos se refugió en una chimenea en aquellos helados días. Y después salieron todos los pajarillos tintados de negro por el hollín.
mirlo negro en la nieve
foto de la web


dos mirlos chiquitos en mi seto
de primavera

Los mirlos alborozan los jardines  pero en invierno apenas se les ve sobre los tejados 
                            deseando la llegada de la primavera...
                    y mi deshojado kaki  tan silencioso a la espera...


mi jardìn y kaki cubiertos de escarcha


dentro de un mes se inundará de gorjeos ... para que no se aburra tanto de ver pasar los días...

Y pensando en esto me he acordado de una receta siciliano-veneciana que he aprendido y que me gusta mucho. La recomiendo por lo sencilla y sabrosa que es: 

Sardinitas a becafigo


Su nombre deriva de los pajarillos becafigos que cazaban y consumían los nobles sicilianos en tiempos antiguos. El pueblo palermitano no tenía acceso a tal manjar (menos mal, digo yo...). Así utilizaron sus abundantes y asequibles sardinitas, las rellenaron con pan rallado, piñones y uvas pasas, y las enrollaron imitando la forma y relleno de los becafigos de los banquetes opulentos. Surgió un delicioso y diferente modo de comer sardinas al horno.

Ingredientes:
Sardinas pequeñas frescas, limpias y sin espinas (abiertas a libro)-12 (o boquerones)
pan rallado- 5 cucharadas
queso rallado tipo parmesano- 3 cucharadas
uvas  pasas – un puñado
piñones – un puñado
perejil picado- un puñado
laurel- algunas hojas
un pellizco de sal y aceite de oliva- 3 cucharadas

los filetes abiertos de sardinas
y encima el relleno
Preparamos el relleno dorando en una sartén con un poco de aceite el pan rallado. Añadimos luego los piñones, las uvas pasas y el perejil picado, y tostamos un poco. Apagamos el fuego y agregamos al conjunto el queso rallado. Mezclamos bien y reservamos.

Colocamos los filetes de sardinas limpios, sin espinas ni cabezas con la parte de la piel sobre la bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Los salamos ligeramente y  les ponemos encima un poco del rellen
o de pan preparado antes. Después los enrollamos comenzando de la parte de la cabeza.


 Añadimos el laurel troceando sus hojas entre las sardinas y terminamos espolvoreando por encima  las sobras del relleno de pan rallado. Vertemos un hilo de aceite sobre nuestros rollitos de sardinas y los cocemos en el horno a 180° de 12 a 15 minutos.





Dejamos reposar un ratito antes de emplatar y... buen provecho a los amantes del pescado!
Servimos con polenta o patatas y ensalada, ideal con una copita de buen vino blanco

Ya ha anochecido y la luna sigue creciendo


                                ¡Feliz y luminoso inicio de febrero!

                                




75 comentarios:

  1. Hoy en mi lareira me apetecìa poner esta receta que aunque tiene ingredientes algo insòlitos resulta muy agradable.
    Gracias a todos por vuestro afecto.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Encantador lo de los mirlos y su leyenda...y esa espera en el invierno, del sol. Tu receta, pues poco conocida, y por ello, interesante, pues ante era bocado de pocos...me pongo a pensar que en esos tiempos, la cacería de estos animalillos, tendría el nivel de una masacre ornitológica...pero hay que comer...dirían algunos....y a rellenar. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sì, masacre ornitològica que se usaba hacer en muchos pueblitos campestres. Pobres pajarillos, recuerdo mi abuelo que era apasionado de esos "manjares" y las trampas que ponìa para cazarlos. Menos mal que ahora estàn protegidos. Un abrazo Carlos

      Eliminar
  3. Los días de la mirla están pasando en Barcelona sin pena ni gloria, hoy hace un sol espléndido que invita a pasear junto al mar mientras media España está helada de frío. El Mediterráneo nos hace el favor de suavizar el duro invierno. No creas que no me haría ilusión un poquito de nieve pero me conformo con este solecito que nos carga de energía.
    Es muy entrañable la leyenda de la mirla blanca con sus pajarillos tintados de negro.
    La receta me ha encantado. Me gustan mucho las sardinas y me parece un relleno de lo más original. Voy a ver si me sale!
    Te mando un abrazo enorme lleno de calor para que pases mejor estos fríos días de la mirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquì, junto al Adriàtico por un lado y los Alpes por otro tenemos dìas frìos y heladas frecuentes, ademàs de nieve a veces. La receta de sardinitas la he hecho fusionando a mi modo la tradiciòn siciliana y veneciana, creo que es saludable y muy sabrosa si gusta el pescado, claro.
      Muchas gracias mi Nica preciosa por tu caluroso abrazo que me llega y envuelve. Que te llegue el mìo con todo mi afecto y simpatìa... :-) <3

      Eliminar
  4. Veo las imágenes nevadas y pienso en los contrastes de la vida: aquí luce un sol casi insultante, es verdad que hace un viento de esos que más que insultar se lleva todas las palabras casi antes de que salgan, pero últimamente aquí los inviernos pasan de puntillas, y la nieve... es esa cosa que otra gente vive y siente como propia, pero aquí siempre se ve de lejos.

    Feliz febrero, Chusa :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias al viento por haberte traìdo, Ximo. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Chusa, preciosa esa leyenda de la mirla y precioso ese jardín a los pies de tu casa, que pronto te mostrará la primavera en todo su esplendor...Aquí tenemos frío, pero no falta el sol, que nos anima siempre y es una bendición...La receta que nos dejas me encanta, porque me gustan las sardinas y los ingredientes, que le darán una exquisita mezcla de sabores. Me alegro que te asomes de nuevo entre la nieve con tu palabra cálida y cercana. Te dejo mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sol es una bendiciòn siempre. M.Jesùs gracias por tu cariño y presencia. Todo lo mejor para ti. Un abrazo bien grande

      Eliminar
  6. Maravillosas imágenes nevadas junto a la leyenda del mirlo que espera la primavera para inundar de gorgojeos el jardín.
    La receta muy original y seguro que debe de estar riquísima...

    Un calido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras, Sneyder. Càlido abrazo

      Eliminar
  7. Te deseo que los días de la mirla pasen rápido, que los días de sol lleguen ya para que los sacuda de tanto frío. Te mando algo del sol limeño, que anda un poco tímido y hay días en que ni se asoma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me llegò un rayito de ese sol limeño, tìmido y ùnico.
      Gracias Gabri !

      Eliminar
  8. Por mi casa los mirlos me acompañan a diario, durante todas las estaciones.
    me quedo con la receta, parece deliciosa.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonito escucharlos, qué bien por ti. La receta espero que te guste como a nosotros. Besos Karin

      Eliminar
  9. Aquí también nos cubre el frío invierno... aunque no tanto, creo. Qué bonita la leyenda mirlera que cuentas : ) Ahora al oír/ver los mirlos en mi jardín, me acordaré de ti, Chusa... sueles hablarnos de los pájaros que te visitan en el tuyo, algo que me encanta...
    La receta me parece de lo más interesante, no solo por su origen, sino por la mezcla de sabores, debe de ser una auténtica delicia -y además, nutritiva.
    Feliz mes de febrero para ti, te mando todo mi cariño con un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Milena por tu cariño que te intercambio. Y es cierto que los pàjaros son personajes asiduos en mi lareira como en mi jardìn, me encanta escuchar sus cantos en el silencio del campo. Un gran abrazo, mia cara

      Eliminar
  10. Me ha encantado esa leyenda de la mirla :) Vives en un lugar precioso...

    Veo que eres buena cocinera, tiene muy buena pinta.

    Montón de besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, solo me gusta cocinar cuando estoy libre de compromisos y me relaja. Muchos besos, bella

      Eliminar
  11. Bonita historia la de la mirla.
    Saludos y me llevo la receta, Chusa.

    ResponderEliminar
  12. Pues esperando en el frío invierno a los carnavales yo ya me disfracé de carnaval antes de tiempo ¿será que estoy deseando que lleguen? jajajaja :-)).

    Me encantaron las imágenes, Chusa.

    Mmmm qué receta más rica, tomaré nota de ella.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te veo bien disfrazada Marìa. Tu disfraz me gusta porque se ve. No me gustan las màscaras invisibles de muchas personas
      Un besazo!

      Eliminar
  13. que forma tan original y sabrosa de preparar las sardinillas, me la apunto! bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sì, es original, al menos yo nunca antes habìa comido las sardinillas de esa manera y me gustaron especialmente.
      Bicos

      Eliminar
  14. Vaya... Creo que me quedaré más por aquí... Por lo que veo... Y por lo que aprendo... Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponte còmodo, yo también aprenderé de ti

      Eliminar
  15. QUE FRIO!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    La receta habrá que probar jiji.
    Muy lindo post, gracias por compartirlo.
    Cariños para ti.
    mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sì, el invierno es bello con este frìo que congela las briznas de hierba,
      mis cariños también para ti, Mar

      Eliminar
  16. Interesante tu receta. Habra que probarla
    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Me encantan los mirlos...durante años me acompañaban en mi ces`ped....un beso desde Murcia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el césped! y a mì en los setos y kaki, junto a la ventana
      Besos hasta Murcia para ti

      Eliminar
  18. Tu Kaki pronto tendrá buena compañía que además alegrarán tu jardín.
    Buena receta me encantan las sardinas.
    Buena semana niña;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alegrìa canora, ya estoy deseando que llegue la primavera a mi jardìn
      Felices dìas, Laura. Gracias por tu compañía :)

      Eliminar
  19. Chusi querida..tu hogar no podía ser de otra manera! Así me imaginaba tu espacio..tu jardín.. qué bonito! Las imagenes,siempre tan acogedoras, qué serenidad se respira aquí... es la que tu proyectas, la que nos ilumina..
    Un besazo preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitas palabras me dejas siempre Luna Hermosa. Un beso enorme:)

      Eliminar
  20. Buena receta para un día frío, aunque por aquí no es precisamente fines de enero y comienzos de febrero cuando hace mas frío. Por cierto, Bonita casa.

    Besos dulces y linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ves que estàs invertido respecto a mi :) invierno/verano pero la misma luna
      Un beso y gracias por venir, Dulce

      Eliminar
    2. El clima, yo no estoy invertido en nada :D

      Un gusto, otro beso dulce.

      Eliminar
    3. jajaja me referìa a que desde aquì los que estàis en ese lado (del mundo) los vemos con la cabeza para abajo, mirando la esfera terrestre...
      beso salado, Dulce
      porque hay fuerte brisa marina hoy

      Eliminar
  21. Siempre dando envidia compañera jaja. Precioso. Bonita historia la del mirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Unas fotos preciosas, y la historia no la conocía. La receta tiene una pinta estupenda!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay historias asociadas a las localidades, esta de la mirla la aprendì aquì

      Eliminar
  23. Hola Chusa.

    Hoy toca leyendas e historia, y menú por supuesto. Original forma de comer sardinas..., que no es precisamente mi plato preferido.

    Lo del mirlo blanco se lo oía a mi madre de niño en relación a "conoció a un mirlo blanco".

    Un abrazo Chusa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Ernesto, esa de "conociò a un mirlo blanco" no la sé
      ya me contaràs...
      Abrazo!

      Eliminar
  24. Bienvenidas las leyendas que iluminan ese espacio en el que los razonamientos son difusos. Ahora entiendo la dificultad de ver un mirlo blanco ;-)

    La nieve, el dúo de mirlos en tu seto, tu jardín e incluso las sardinitas me saben a dulce porque todo lo impregnas de ese sabor, dulce Chusa ;-)

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rita por acercarte a mi lareira con tu amable comentario. Un abrazo grande :)

      Eliminar
  25. Mi querida Chusa, me encanta la receta, soy una enamorada de las sardinas y así con esa presentación, así que salgo al mercado a comprarlas, aunque hoy hace un dia de frío impresionante, por eso me he venido a tu lareira y no me equivocaba, me voy con las pilas cargadas. un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucha alegrìa verte por aquì Princesa. El otro dìa quise entrar en tu espacio y no me lo permitìa Blogger. Luego lo vuelvo a intentar.
      Espero que estéis muy bien. Un abrazo grande grandeeee:)

      Eliminar
  26. esta receta te la copio para mi madre, que las sardinas es el pescado sumum para ella....
    aquí, también hace muchísimo frío, tanto que mi humor está de perros....
    un besazo guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hoy por estas tierras hace un dìa de lobos, viento huracanado con lluvia y nevisca
      pero a mal tiempo, buena cara Juana
      Besazo querida!

      Eliminar
  27. Tus mezclas de fotos con comida..Un placer para el sabor del arte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que asì lo pienses Recomenzar. Beso!

      Eliminar
  28. La naturaleza necesita descanso, aunque parece inactiva, se está preparando para mostrarse en todo su esplendor dentro de poco.

    No es santo de mi devoción la sardina pero tiene un aspecto delicioso, así que seguro que me animaría a comerlas (hacerlas es otro cantar ;)

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se està preparando y los dìas ya empiezan a verse màs largos, menos mal...

      Eliminar
  29. He venido por primera vez a su blog. Me gusta, tanto en su diseño como en lo que escribes. Me apunté como seguidor suyo y la invito a que venga a mi blog, se apunte de seguidora para quedar enlazados y seguirnos comunicando.

    ResponderEliminar
  30. Mi peciosa amiga, que bonito lo que nos cuentas de ese mirlo tinado, y que rica receta nos traes yo nunca he comido asi las sardinitas pero te aseguro que las voy hacer tal cual nos has dicho, ya veo que tu precioso jardin esta cubierto por la escarcha y el frio, pero ya vendra el buen tiempo y ese precioso arbpl volvera a brillar. Mil gracias por tu comentario en la retirada del concurso no me merecia la pena luchar ante ese fraude, y estoy orgullosa de ser yo la que me he retirado. Un abrazo enorme de tu amiga que te quiere de verdad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razòn, Marìa. Un abrazo grande para ti :)

      Eliminar
  31. Hola meniña! Esta receita con unhas sardiñiñas da rias galegas ten que ser unha pasada, cando estean en comida xa cho contarei.
    La imagen de tu jardín es muy común estos días por aquí... y peor también hace un frío inusual.
    Como siempre, me encantó la historia de los mirlos, es muy maternal.
    Un biquiño, buen febrero y feliz carnaval

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Serà que soy muy maternal también yo. Gracias amiga Milia (me gusta que me escribas en gallego para que no se me olvide)
      biquiños moitos. Feliz carnaval y febrero :)

      Eliminar
  32. Preciosa la leyenda de la mirla blanca, querida Chusa, y precioso tu jardín, incluso con la gelidez que nos arropa en estos días, mas pronto eclosionara todo en alardes de aromas y colores. Te va el sitio donde vives, me imaginaba nalgo así, amiga.

    Las sardinas, de rechupete, por supuesto que las haré así algún día. Gracias por tus deliciosas entradas. Felicidades y besos. María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué amable eres Marìa, tus palabras me animan. Muchos besos!

      Eliminar
  33. Qué bien se come por aquí, a mi me chifñan las sardinas, aunque a la brasa y si puede ser recién pescadas, pero esta receta tiene una pinta muy rica, a ver si me animo y la pruebo.

    Chusa me ha encantado llegar hasta aquí y conocer tu lareira, tu jardín y esas historias de mirlos tan tiernas.

    A ver si por fin nieva en Madrid ciudad, que está nevando a nivel de mar y aquí sólo han caido cuatro copos, aunque frío tenemos de sobra.

    Muchos besos, Chusa, y gracias por dejar tu huella en mi blog de fotos.

    ResponderEliminar
  34. Chusa:

    Me gusta esa bella historia de la mirla y espero que, entonces, tu jardín se llene pronto de gorjeos para despertar la vida y besar la primavera.
    ¡La receta estupenda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gustavo, bonitas palabras. Un saludo!

      Eliminar

  35. Se eu disser que a única sardinha que conheço é a que vem enlatada você acreditaria? Sempre leio receitas maravilhosas com sardinhas frescas mas moro muito longe do mar... elas não chega aqui.
    O peixe que temos é de água doce e o mais acessível é a tilápia, mas mesmo assim, o preço é alto.


    Bom domingo! Bom semana, amiga!
    Beijinhos.
    ⋰˚هჱ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, Inesita, no me lo puedo creer, solo enlatadas... Por aquì las sardinas en diferentes formas son reinas de la gastronomìa local
      Un abrazo, beijinhos, boa semana !

      Eliminar
  36. Linda historia, las imágenes y la receta genial..y tu casa preciosa. Besos

    ResponderEliminar
  37. QUE BUENAS LAS SARDINAS!!!
    Y FRIO TODO LO TENEMOS ACA!!!
    SALUDITOS

    ResponderEliminar

Me alegra especialmente recibir tu comentario
pero no se aceptan comentarios anónimos