jueves, 18 de junio de 2015

Zanacoquitos para una golosa tarde de verano


amapolas rosas junto a mi casa

Fuiste alimento,
fuiste semilla y arado
en los campos del querer
y las praderas del amor
                                                              Mohammad Sabbag

  
La primavera está dando la última paseata. Prepotente el verano se apresuró a tomar su puesto. La tierra gruñe al cielo por tanto calor de golpe.

En un momento de brisa fresca os propongo para merendar una receta golosa pero ligera, fresca y sabrosa cuyos ingredientes iluminan la piel. Es tan sencilla de preparar que parece casi un juego de niños...

Se trata de un dulce de origen turco a base de zanahoria con forma de bolas que me sugirió mi amiga María cuando estuvo en mi casa el pasado mes de abril. Yo eliminé la mantequilla y la sustituí por ricotta suave italiana y cambié un poco los ingredientes y las cantidades.
A mí me encanta y a todos los de casa menos a mi hijo menor que prefiere los coquiños solo de coco y ricotta (mi receta aquí). Yo creo que es porque sabe que éstos de hoy llevan zanahoria y a él no le gusta que mezcle “cosas raras” con lo que a mí me gusta experimentar ...
A estas bolitas de zanahoria, almendra y coco las he llamado zanacoquitos, espero que os gusten...

Zanacoquitos  



Ingredientes para unas 28 bolitas
300 gr.de zanahorias peladas y picadas muy finas
50 gr.de almendras molidas
100 gr. de coco rallado para la mezcla+ 30 gr. para rebozar las bolas
125 gr. de ricotta o requesón suave (* para una receta vegana sustituir por aguacate)
10 cucharadas de azúcar moreno (a gusto)
1 cucharadita de canela (a gusto)

Lavamos, pelamos y picamos en la trituradora las zanahorias. Las unimos en un bol a la almendra molida y al coco rallado. Añadimos el azúcar, yo he utilizado el moreno integral pero puede ser blanco. Mezclamos bien todo.
Ponemos esta  mezcla en una sartén antiadherente y la calentamos a fuego dulce unos cinco minutos para que se suavice y amalgame bien. Revolvemos con cuchara de palo. Queda todo ligeramente reblandecido pero crocante.

 Apagamos el fuego y vertemos la mezcla en una fuente para que enfríe.
Agregamos la ricotta y la canela y mezclamos muy bien el conjunto. Ahora ya podemos formar las bolitas con las manos y las rebozamos en coco rallado para que queden como escarchadas en superficie.
Las dejamos reposar varias horas en la nevera. Si sobran se pueden congelar y se conservan perfectamente en una bolsita de congelados.
Servimos como postre, son ideales para merienda con un zumo, un café o un buen té fresco como hice yo.


                                                          Buon appetito! 



78 comentarios:

  1. Gracias amigos por vuestro cariño. Felices y agradables dìas de sol, nublados o de tormenta.

    ResponderEliminar
  2. madre mía que pinta!! y yo a dieta.... uissssss pero se las voy a hacer a mis hijos y seguro que alguna que otra caerá!!
    gracias por compartir esa maravillosa receta con nosotros
    besos dulces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juana, estos zanacoquitos tienen pocas calorìas y no te engordan. Basta comer pocas porque sacian, jeje, y estoy segura que no necesitas estar a dieta, exagerada... Muchos besos !

      Eliminar
  3. Yo quiero probarlas ;)

    Besos dulces (de mi receta personal) y sabroso fin de semana :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Dulce, pues te dejo tres, porque seguro que eres golosòn y vas a repetir. Gracias por esos besos dulces y mejores deseos que recambio :)

      Eliminar
    2. Tratándose de dulces soy goloso, sí. Solo tres? :P

      Que tengas una linda semana. Más besos dulces.

      Eliminar
  4. Y ya va quedando menos para que llegue el verano, lo tenemos a la vuelta de la esquina.

    ¿Zanacoquitos? desconocía esta receta, pues a mí me encanta el coco, y seguro sabrán deliciosos, así que anotaré la receta, gracias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo tenemos Marìa, por aquì llegò muy anticipado
      si te gusta el coco como a mì te van a gustar. Un beso!

      Eliminar
    2. Veo que seguimos con los zanacoquitos, mi preciosa chusa, esperaremos la siguiente receta, con calma, seguro sera exquisita como todas.

      Un beso muy tierno y grandote.

      Muacksssssssssssssss.

      Eliminar
  5. Qué receta más rica, me gustan esa amapolas rosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas amapolas rosas, me enamoraron nada màs verlas despuntar silvestres. Besos Amapolita Azzul!

      Eliminar
  6. Madre mía, aún no he dejado de salivar. Un manjar...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Niñaaaa esto tiene que estar riquisimoooo.. Me encanta el coco.
    Que tengas buen fin de de semana ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ñammmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
    Jaja, que cosa tan deliciosa!!!
    Y es que en tu veranda, ya sea primavera o verano, tomarse un te en una de tus tazas debe saber a gloria.
    MI BENDITA AMIGA, SE FELIZ, EN VENECIA, EN TU LAREIRA, ALLÁ DONDE ESTÉS.
    Te quiero :))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomar té en esa taza sabe a gloria.
      Querida Conxita, iluminas mi lareira
      Un abrazo muy grande con mi cariño <3

      Eliminar
  9. tendrá muchas calorías? estoy muy gordis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sientes gordi Kat, ésta es una receta que creo puedes permitirte porque es light, pero, sobre todo, muy saludable con ingredientes naturales y sin grasas añadidas.

      Eliminar
  10. Que ricura Chusa. Me gusta hasta el nombre! ! Me parecen unas bolitas muy originales, lla mezcla del coco y la zanahoría, que cosa más buena. Aunque nada sería igual sin el amor y la dulzura que tú le pones a todo. Tú eres aun más dulce que los zanacoquitos ;-)
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Nica, me gusta inventarme nombres de las recetas jugando con los ingredientes protagonistas. Gracias preciosa amiga por tus palabras tan bonitas, tù sì que eres toda dulzura como tu peque. Un abrazo enorme :)

      Eliminar
  11. Qué dulce más apetecible. Olivia -mi hija mayor- hace algo más tipo tus coquiños... pero esta receta tuya me encanta y probaré ; )
    Me pasa un poco lo mismo que dices con las recetas, suelo cambiar medidas después de probar -poner menos azúcar por ejemplo, que no me gusta muy empalagoso...-, pero tus zanacoquitos pintan de rechupete ;D
    Aquí ha hecho frío hasta hace un par de días, y ahora parece que ya va a llegar el calor, pero poco a poco...
    Los versos y tus amapolas, una preciosidad.
    Chusa, me encanta siempre venir, gracias
    y besos,
    mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mì me pasa igual, Milena, me gusta hacer experimentos, introducir o eliminar ingredientes y tampoco me gustan los dulces empalagosos ni grasientos. De hecho, prefiero el azúcar integral de caña y las cantidades son indicativas. Me alegra que te agraden los versos y amapolas raras...
      Y me encanta encontrarte por aquì o ahì. Un beso y un abrazo grande:)

      Eliminar
  12. ohh qué ricura!! te leía disfrutando como una niña,con la boca hecha agua!
    Y agregar la frescura de leerte,a pesar del calor que irrumpe sin permiso!
    Eres única mi Chusa,te imagino entre fogones, mezclando sabores,olores y palabras.. algo así como "agua para chocolate"...preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja mi Lunita Roja, me imaginas rodeada de magia y aromas...celebro que me leas con frescura y gusto
      Y yo que te adoro :)

      Eliminar
  13. ¡ Qué nombre tan bonito, no lo había oído nunca! Me hace gracia tu niño diciendo que no le gusta que pongas "cosas raras", qué mono... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me lo he inventado, me hace gracia que te guste...
      Mi niño grande es todo lo contrario que yo, es carnìvoro antivegetariano y amante de postres industriales y muy dulces. Yo, aunque como de todo, prefiero lo natural y vegetal.
      Besos!

      Eliminar
  14. Con ese nombre veré si animo a la más chiquitita a hacerlos juntas un día que vaya a mi casa. Seguro que lo mejor, después de comerlos, va a ser compartir con ella ese momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso seguro Gabriela, va a ser divertido que os pongàis a compartir esos momentos modelando bolitas con las manos y nada de horno. Los peques no olvidan estas creaciones en la cocina. Ya me diràs. Saludos hasta Lima!

      Eliminar
  15. Que rico por dios, seguro que lo preparo.Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te sale mejor que yo Doris, seguro. Besos!

      Eliminar
  16. mmm en un principio pensé que eran cocadas, pero queso con zanahoria y coco, uffff muy variados los sabores. se ve sabroso, pero esta vez paso
    que tenga un buen fin de semana
    saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cuestiòn de probar...Saludos Carlos y buen domingo!

      Eliminar
  17. Que preciosa y tierna expresiòn de esa bella imagen de Amapolas Rosas junto a tu casa!!
    Quien podrìa negarse ante una dulce tarde de verano!!?
    Todo lo contrario, nos despierta el buen gusto asì como la aurora de la mañana..

    Un rico manjar de zanacoquitos!, no cabe duda.

    Muchos Abrazos
    con todo cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La aurora de la mañana es rosa como las amapolas y de buen augurio. Francisco José gracias por tu bello comentario y un abrazo:)

      Eliminar
  18. Inevitable, sin duda. Pero el texto quiere señalar que ello no se debe cargar sobre quien se encuentra en esa situación de partida. A lo uno, hay que anteponer lo del otro. El que realmente cuenta en esos momentos. Ya habrá tiempo después para echar en falta...

    De todas formas, Chusa, siendo seria la cuestión, a mi modo de ver, la práctica que se realiza, tristezas y llantos, es una cuestión cultural. De ignorancia más bien de lo que realmente supone la partida del ser querido. Algo tan sencillo y natural como nacer!.

    En cuanto a los zanacoquitos, tienen una pinta excepcional, no digo ya el sabor que tendrán. Originales como su nombre. A juego con su creadora...

    Y sí, la tarde está golosa y soleada.

    Y sin miedo, amiga, el tránsito es tan natural como el fluir del Miño en verano... Tranquilo, sosegado, imparable, sabiendo a donde va... ¿A qué andar interrumpiendo con emociones incontroladas?

    No tengo inconveniente en seguir respondiendo por aquí... Pero si te parece y para cuestiones más como éstas tal vez fuese mejor el mail. Que creo haberte comentado ya. De todas formas, Chusa, a tu gusto.

    Un gran abrazo, Chusiña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ernesto por tu respuesta tan exhaustiva a mi comentario en tu blog. Entiendo y concuerdo con lo que dices aunque es un tema demasiado transcendental para apurar en un momento. Prefiero ver fluir el Miño y pensar en la vida que no se detiene... jaja. Respecto al mail yo privilegio este espacio simplemente por ser más mìo que mi mail que es compartido.
      Un abrazo grande, Ernesto y larga vida!

      Eliminar
  19. Quiero probarlas, aunque por aqui mañana comienza el invierno
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz solsticio de invierno Lapis. Un abrazo!

      Eliminar
  20. Tienene que estar, ricos, ricos, me llevo un par de ellos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡besos

    ResponderEliminar
  21. Al menos la primavera te deja ese dulce sabor de tus deliciosos zanacoquitos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulce sabor me deja, sì. Gracias y un abrazo!

      Eliminar
  22. Qué buena cara tienen, y dulcecitas tienen que estar de lujo, voy a ver si me atrevo hacerlas. Gracias amiga. Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Ciao cara mia!!!

    La receta está buenísima,
    La incorporo a mi recetario!!!

    Muchis besos y feliz verano.Tu amapola,
    Es una delicada preciosidad!!!

    Biquiños y besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh mia cara Myriam, celebro que te guste y las amapolas son preciosas siempre pero de color rosa se ven pocas.
      Bicos y besos de feliz verano!

      Eliminar
  24. Madre mía, Chusa, qué lujuria para los sentidos tus posts, voy a quedarme con las amapolas rosas y el poema, porque esos zanocoquitos tienen una pinta regia y yo desde la menopausia y con mi hipotiroidismo me paso la vida a dieta que "me" engordan hasta los suspiros.

    Aunque me doy el capricho de comer cada día un poquito de chocolate negro, una de mis muchas debilidades.

    Creo Chusa, que voy a hacer este postre y si como dos o tres bolitas tampoco pasa nada, ¿no?

    Que tengas un verano estupendo, Chusa, para mí el calor es un martirio, pero al final siempre encuentro pequeños trucos para no desesperarme.

    Me rocio con agua helada que mantengo en la nevera, como si fuera una planta. Y no salgo sin ella y mi abanico. La gente se ríe con mi fobia pero de verdad que lo único que me gusta del verano es que lo días son más largos y luminosos. Punto.

    Muchos besos, Chusa, me encantaría tener el pelo rizado como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Tesa, me parece fenomenal que también tù tengas tus lujurias diarias de chocolate negro, a ver, que mis amigas blogueras todas a dieta, no puede ser!!!! Estas bolitas son de lo màs ligero para ser dulces, asì que te puedes comer tranquilamente tres...
      Lo de rociarse con agua helada me parece una gran idea aunque por aquì no falta la humedad que abrasa, ya sabes... bueno el verano tiene la belleza de los dìas muy largos y parece que da màs tiempo para hacer cosas o para holgazanear, el "dolce far niente" me encanta de vez en cuando...
      Nunca estamos contentos con lo que tenemos, yo antes odiaba mis rizos y me los planchaba, ahora ya los dejo como estàn.
      Un abrazo grande Tesa, gracias por pasarte

      Eliminar
  25. Esto te dejé en mi blog,pero,te lo acerco por si ya no te asomas:

    Chusiña..escribí este poema que luego reformé casi por completo, en un avión..viajando con la sensación de miedo,que siempre me produce subir a un aparato de estos.. Luego con el tiempo esa sensación se fue atenuando, entonces decidí darle otro enfoque al vuelo... quizás, es lo que trasluce..el abrir mis alas! besos inmensos preciosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco esa sensación Lunita, y el enfoque que le has dado al vuelo es una suerte de elevación trascendental... mi aplauso !
      y Mil besos!

      Eliminar
  26. Por aquí no tenemos estaciones, pero hay épocs del año, con un sol vertical: de eneroa abril, que puede hablarse de ese "hostigante verano de los dioses" de la novela de Fanny Buitrago. En tu texto anuncias la entrada del verano. El calor entrando sudar la piel. Aún la primavera trata de no dejarse desalojar, y qué mejor que una buena receta, pera ese forcejeo entre priaver y verano: tus dulces de zanahoria, específicamente, zanacoquitos, porque llevan coco rallado. Deben ser una delicia. Por aquí me encanta un dulce de leche y coco, que me erotiza el paladar. Tu zanacoquito debe saber a paraíso, porque debe ser una tentación comerlo. UN beso desde este trópico colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos por tu comentario que es fastuoso, rico de conexiones como esa novela de Fanny Buitrago de la que confieso no he leìdo aùn nada. Me traes la seducciòn del Caribe en ese erotismo del paladar que serà descubrir la receta que mencionas de dulce de leche y coco. Un beso tropical hasta tu Colombia, Carlos

      Eliminar
  27. Buenísimo el nombre que le has dado a esos dulces que debe estar tan pero tan ricos que creo me como 4 o 5, querida Chusa.
    Un besote grande y gracias por experimentar y compartir, jeje.
    Vero
    la cocina de vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuatro o cinco zanacoquitos marchando para ti, Vero!
      Un besote!

      Eliminar
  28. Chusa, gracias por tus palabras, amiga...Es un placer volver de nuevo a tu espacio y palpar la naturaleza que nos ofreces para el espíritu y el cuerpo...Esas amapolas son una gozada, que nos hacen soñar y los zanacoquitos una delicia para el paladar, trataré de hacerlos, veo que es muy fácil...El verano ha llegado con mucha fuerza y debemos tomar todo lo bueno que nos ofrece, que es mucho...Mi gratitud por la magia y el buen humor, que siempre nos regalas, amiga. Mi abrazo de luz y mi cariño siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu abrazo de luz y cariñosas palabras, MJesùs. Un honor tenerte, te abrazo fuerte!

      Eliminar
  29. Un nombre muy lindo, tierno y delicado como ellos mismos, que bueno. un postre que aparte de alimentar nos endulza el paladar!!!
    Me encanta la receta amiguita, con los chikos en vacaciones es una buena idea poner manos a la obra con ellos, ojala me dejen coco porque nos fascina!!!
    Besos zanacoquitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una receta divertida y sabrosa de hacer en vacaciones. Besos Esperanza y gracias por pasarte!

      Eliminar
  30. A mi me gustaría ser rosa en vez de azul, seria feliz al lado de tu casa.
    Bersos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo feliz de tenerte como vecina Amapola RosAzzul:)
      te espero...
      escucharé tus versos y relatos mientras preparo un dulce pastelito ...
      las amapolas son tan bonitas rosas como rojas o azules, para gustos los colores. Mil besos para ti :)

      Eliminar
    2. jajajaj, he vuelto y veo bersos, en vez de versos, y menos aún besos.

      Un beso grande para ti. :)

      Un placer volver, Chusa.

      Eliminar
  31. Copio la receta, parece un bocado muy sabroso.
    Buen verano!

    ResponderEliminar
  32. Genial manera de disfrutar el verano, saludos.

    ResponderEliminar
  33. ✿゚。ه
    Uma ótima mistura de ingredientes... tudo de bom mesmo!!!

    Ótimo domingo! Boa semana!
    Beijinhos.
    ❤❤ه° ·.

    ResponderEliminar
  34. Vaya pinta que tienes los zanacoquitos...

    Viene una aquí, y se le hace a una la boca agua..., me vas a llevar por los malos caminos de la tentación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Me gustan tus recetas, me gusta como cocinas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. ay por favor que ricura!
    para mi prohibida porque estoy muy gordilla.
    qué bonito todo!

    ResponderEliminar
  37. No sé por allí, pero aquí hace un calor tremendo, así que sí, el verano se ha enseñoreado de todo.
    El poema y las amapolas, una preciosidad. Tema aparte son esas bolitas, su aspecto es inmejorable.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  38. Que delicia!!! el sabor del coco y la dulzura de cualquier cosa que lo acompañe. Disfruto tus recetas porque aunque no cocino
    sí como

    ResponderEliminar
  39. Ola Princesiña! Xa chego tarde para respirar os aires da primavera... pero aquí pola nosa terra sóprache un nordés que refresca a alma, porque che fai un calor de coidado.
    O túa receita e divina, e a fe miña que a bautízache moi ben, o nome gústame tanto coma a receita, e mira que me gusta.
    Un bico miña rula e que teñas un bo verán

    ResponderEliminar
  40. Olá,
    que bela receita, as crianças adoram doces e certamente adoraram sua dica. Meus filhos agora estão enamorados pelo coco, tenho feito doces e bolos com coco. Espero que o clima ai esteja bom, aqui esse ano o inverno ainda não apareceu, estamos tendo dias muito quente.
    Bjos tenha um ótimo fim de semana.

    ResponderEliminar
  41. ez
    Hola Chusa.

    Creo que la mayoría “volvemos” en cierta medida a esa niñez de antaño. Si por niñez entendemos realidades y valores de adultos que, vividos, empiezan a perder su sentido...

    También la inocencia y naturalidad con que se vivía la vida
    entonces.

    Los chicos, como señalas, son referencias del paso del tiempo..., afuera!

    Un gran abrazo. Buen finde Chusiña.

    ResponderEliminar


  42. Boa semana com muita saúde e muita harmonia!
    Beijinhos¸⋰˚✿
    ✿¸⋰˚✿

    ResponderEliminar
  43. Tiene muy buena pinta y seguro que es muy rico si la has hecho tú, lo que pasa es que a mi la zanahoria... no me gusta mucho en el postre :)

    Un beso grande, preciosa

    ResponderEliminar

Me alegra especialmente recibir tu comentario
pero no se aceptan comentarios anónimos